miércoles, 31 de octubre de 2007

Augusto Roa Bastos


Augusto Roa Bastos nació en Asunción-Paraguay, el 13 de junio de 1917 - falleció en Asunción, el 26 de abril de 2005, es el más importante escritor paraguayo, a quien se le reconoció internacionalmente con el prestigioso Premio Cervantes. Sus obras han sido
traducidas a, por lo menos, 25 idiomas.

Con sangre guaraní en las venas e hijo de una madre de origen portugués que contaba con muy buena educación, y de un burgués de clase media, muy severo y autoritario, quien fue gerente de una refinería de caña de azúcar, Augusto Roa Bastos pasó su infancia en Iturbe, un pequeño pueblo de la región del Guairá, en una cultura bilingüe entre el guaraní y el castellano. Luego estuvo viviendo en Asunción, donde se formó con la lectura de los libros clásicos franceses y de William Faulkner facilitada por su tío paterno, el obispo Hermenegildo Roa, con el cual vivió en la capital.

Con 15 años, en 1932, cuando estalló la guerra entre Paraguay y Bolivia conocida como Guerra del Chaco, escapó con otros compañeros del colegio de curas donde estaba como pupilo, para vivir la aventura de la guerra y sirvió en ella como enfermero; los horrores que presenció le indispusieron para siempre contra la violencia.

Empezó a escribir teatro a la vez que trabajaba como administrativo de banca o como periodista para El País, diario de Asunción que le facilitó los primeros viajes a Europa, en particular a Inglaterra.

En 1944 formó parte del grupo Vy'a Raity ("El nido de la alegría" en guaraní), decisivo para la renovación poética y artística de Paraguay en la década del 40, junto a autores como Josefina Plá y Hérib Campos Cervera. Durante la Guerra civil, a través del periódico El País fue poniéndose poco a poco a favor de los oprimidos sin militar en ningún partido político.

En 1945 pasó un año en Inglaterra invitado por el British Council y como corresponsal de guerra de El País; allí entrevistó al general De Gaulle; de allí pasó a Francia y asistió como periodista al juicio de Nüremberg en Alemania.

En 1947 tuvo que abandonar Asunción, amenazado por la represión que el gobierno desataba contra los derrotados en un intento de golpe de Estado, y se estableció en Buenos Aires, Argentina empleándose en una compañía de seguros; allí publicó la mayor parte de su obra.

En 1976 el advenimiento de la dictadura argentina le obligó a trasladarse a Francia, invitado por la Universidad de Toulouse, y residió en esa ciudad como profesor universitario de literatura y guaraní hasta 1989, en que decidió regresar a su patria tras el derrocamiento del dictador paraguayo Alfredo Stroessner, de quien fue crítico acérrimo.

En 1982 había sido privado de la ciudadanía paraguaya, y se le concedería la española en 1983. A lo largo de su carrera, Roa Bastos recibió varios premios, destacando el premio del British Council (1948)Concurso Internacional de Novelas Editorial Losada (1959) el Premio de las Letras Memorial de América Latina (Brasil, 1988) y el Premio Nacional de Literatura de su País (1991).

En 1989 recibió el Premio Cervantes. Desde su retorno a Paraguay y hasta sus últimos días escribió una columna de opinión en el diario Noticias de Asunción.